18 noviembre 2015

No es un planeta.


No comulgo con ningún bautismo
que alienta paraísos regados con sangre.

La tierra, no es un planeta,
ni un continente, ni una isla
ni tan siquiera es redonda.
La tierra es una fosa de descanso eterno
purgatorio que enmudece el silencio.
La tierra, es el sueño que da a un jardín de infancia
y las sombras una quimera.
Pero la guardería se infectó de parásitos
contra la que no hay vacuna
porque matamos el alma
y quemamos el vademécum
jugando a ser dioses y profetas.






¡En mi casa, mando yo! 
Hoy, igual que ayer
la tierra llora,
Hoy, igual que ayer 
el hombre odia
Hoy, igual que ayer
el infecto ser, bosteza insensatez,
Hoy, igual que ayer 
buscan justificación, 
delirios de endiosados;
-grandeza de parásitos 
de supuesta -insumisión-
Hoy, igual que ayer
el endiosado manipula
el ambicioso roba,
el ególatra se cree dios
el terrorista asesina.
Hoy, igual que ayer
escondemos la cabeza
o buscamos antigüedades...
excusas que no tiene justificación
Hoy, igual que ayer
seguimos repitiendo historia
cualquier cosa 
¡menos solución!

2 comentarios:

  1. Hoy igual que ayer...
    Tratemos de que mañana no sea igual que hoy ni que ayer.
    Preciosas tus letras, como siempre, Mercedes.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien difícil lo tenemos J.J.
      Abrazos.

      Eliminar